Angiografía

¿En qué consiste?

Es una prueba diagnóstica utilizada para conocer el estado de los vasos sanguíneos. Para realizarla, se utiliza un catéter y se inyecta un medio de contraste (sustancia que permite mejorar la visibilidad de los órganos), lo que permite al médico intervencionista visualizar más fácilmente malformaciones, obstrucciones, aneurismas, disecciones u otras anormalidades, en las arterias o en las venas.

 

En simultáneo, se toman varias imágenes diagnósticas del cuerpo para evaluar la circulación sanguínea.

 

Es un procedimiento usualmente ambulatorio y sin complicaciones. Algunas veces se requiere hospitalización corta de acuerdo con el estado de salud del paciente.